Tomando en cuenta que el embarazo no es una enfermedad, sino un estado transitorio de gestación para preservar la existencia humana; las mujeres enfrentan situaciones, enfermedades y problemas de saludque son privativos de su género.

La especialidad de ginecología y obstetricia es el campo de la medicina que se ocupa de la salud integral de la mujer.

Tratándose en forma específicade la ginecología, los médicos que desarrollan su labor en este campo trabajan en el diagnóstico y tratamiento─ya sea médico o quirúrgico─, de enfermedades propias de la mujer como el cáncer de seno, la endometriosis o los problemas del suelo pelviano.Otros trastornos y enfermedades que afectan sólo a las mujeres incluyen el síndrome de Turner, el síndrome de Rett y el cáncer de ovario y de cuello uterino.

El cáncer de seno (o cáncer de mama) se origina cuando las células comienzan a crecer sin control. El tumor es maligno (cáncer) si las células pueden crecer e invadir los tejidos circundantes o propagándose (metástasis) a áreas distantes del cuerpo.

La endometriosis se produce cuando pequeñas partes del tejido que recubren el útero (endometrio) se desarrollan en otros órganos pélvicos como en los ovarios o las trompas de Falopio. Fuera del útero, el tejido endometrial se hace más grueso y sangra al igual que el endometrio normal durante el período menstrual.

El síndrome de Turner es un trastorno genético que afecta el crecimiento de las niñas. La causa es un cromosoma X ausente o incompleto. Las niñas que lo padecen son de baja estatura y sus ovarios no funcionan en forma regular. Además de la baja estatura otras señales son: manos y pies inflamados, ubicación muy baja de las orejas y límite espaldar del cabello muy abajo.La mayoría de las mujeres con síndrome de Turner son infértiles.

El síndrome de Rett es una poco usual enfermedad genética que causa problemas en el desarrollo y en el sistema nervioso, casi es un padecimiento exclusivo de niñas. Los síntomas más frecuentas son: pérdida del habla, conducta indócil, dificultad para mantener el equilibrio, problemas para sujetar los objetos con las manos y, a veces, problemas respiratorios.

Los síndromes de Turner y Rett no tienen cura, pero existen tratamientos para algunos de sus síntomas, como puede ser la administración de algunas hormonas específicas. Las personas afectadas por estos padecimientos, con los cuidados requeridos pueden llegar a la edad adulta.