Hoy en día, los avances tecnológicos brindan un decisivo apoyo a las personas con algún tipo de discapacidad. Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, el 15% de la población en el mundo adolece de algún tipo de deficiencia física, sensorial o psíquica. Ello significa un obstáculo para un completo desarrollo personal e integración a la sociedad. También representa un gran escollo para la vida educativa y laboral, sin mencionar los problemas habituales en la vida doméstica. Hablamos de un promedio de aproximadamente 900 millones de personas. Una cifra considerable.

Se habla de discapacidad cuando hay una restricción ─o ausencia─ de la facultad para llevar a cabouna función dentro de lo que se considera común.

En nuestros días, los dispositivos de ayuda para las personas con alguna discapacidad ya no se limitan a sillas de ruedas, andaderas, bastones de aluminio o madera y muletas.

Dentro de los avances en tecnología, la computadora u ordenador ha venido a ser un instrumento de ayuda valiosísimo pues disminuye las dificultades que se presentan en el desarrollo y vida personal además de elevar la autoestima de los usuarios con alguna discapacidad. Es un importante instrumento pedagógico para conseguir que un alumno con deficiencia alcance un nivel físico mental y/o social óptimo. Los pizarrones electrónicos, las pantallas táctiles y los sintetizadores Braille han paliado en buena medida la limitaciones de aquellas personas con carencias de alguna índole.

Hoy en día hay sistemas de comunicación distintos a los del habla a disposición de las personas, así como hay aparatos que incrementan el volumen del habla o la modifican para que sea más entendible. Recuérdese el caso de eminente científico Stephen Hawking.

Para mejorar la movilidad personal hoy se cuenta con brazos o soportes articulados, conmutadores ajustados a sillas de ruedas, emuladores de ratones, varillas, micro-robots, chips para individuos parapléjicos, etc.

Hoy también se cuenta con dispositivos que contribuyen a controlar el entorno. Existen Interfaces que permiten a las personas con discapacidad motora, el poder controlar aparatos de uso doméstico. También hay guantes sensitivos, gafas virtuales y otros sistemas de asistencia disponibles. La realidad virtual es de gran ayuda.

Hay múltiples herramientas de software al alcance para facilitar el aprendizaje de la escritura, y muestran cómo pueden trazarse las letras y símbolos con lápiz o bolígrafo sobre papel real.

La tecnología se ha puesto al servicio de aquellas personas que la necesitan a causa de sus restricciones, pero con la esperanza de salir adelante.