EL CORONAVIRUS YA HA SIDO DECLARADO UNA PANDEMIA. EL TEMA VA EN SERIO Y NO HAY QUE RESTARLE IMPORTANCIA, PERO TAMPOCO DARLE TANTA QUE LA PANDEMIA DE MIEDO LA SUPERE, COMO PARECE ESTAR SUCEDIENDO. 

UNA PANDEMIA IMPLICA UNA TRASMISIÓN SOSTENIDA, EFICAZ Y CONTINUA DE LA ENFERMEDAD DE FORMA SIMULTÁNEA EN MÁS DE TRES REGIONES GEOGRÁFICAS DISTINTAS. YA ESTAMOS EN ESA FASE, PERO ESO NO ES SINÓNIMO DE MUERTE, PUES EL TÉRMINO “PANDEMIA” NO HACE REFERENCIA A LA LETALIDAD DEL PATÓGENO SINO A SU TRANSMISIBILIDAD Y EXTENSIÓN GEOGRÁFICA.

LO QUE SIN DUDA HAY ES UNA PANDEMIA DE MIEDO. POR PRIMERA VEZ ESTAMOS SIGUIENDO UNA EPIDEMIA EN TIEMPO REAL: TODOS LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, VARIAS VECES AL DÍA, TODOS LOS DÍAS, EN TODO EL PLANETA, HABLAN DEL CORONAVIRUS.

SABEMOS QUIÉN ES Y CÓMO DETECTARLO

Los primeros casos de neumonía severa se notificaron en China el 31 de diciembre de 2019 y para el día 7 de enero de 2020 ya se había identificado el virus.

El genoma estuvo disponible el día 10 e incluso para esa fecha la enfermedad ya tenía nombre: COVID19.

Desde el 13 de enero está disponible para todo el mundo un ensayo de RT-PCR para detectar el virus.

EL VIRUS SE INACTIVA FÁCILMENTE

El virus puede ser inactivado de las superficies de forma eficaz con una solución de etanol (alcohol al 62-71 %), peróxido de hidrógeno (agua oxigenada al 0,5 %) o hipoclorito sódico (lejía al 0,1 %), en solo un minuto.

El lavado de manos frecuente con agua y jabón es la manera más eficaz de evitar el contagio.

LA GENTE SE CURA

Los únicos datos que a veces se muestran en los medios de comunicación son el aumento del número de casos confirmados y el número de fallecimientos, pero en realidad la mayoría de las personas infectadas se curan.

La enfermedad no causa síntomas o son leves en un 81 % de los casos. En el 14 % restante puede causar neumonía grave y en un 5 % puede llegar a ser crítica o incluso mortal.

Solo el 3 % de los casos ocurre en menores de 20 años, y la mortalidad en menores de 40 años es solo del 0,2 %.

En menores los síntomas son tan leves que puede pasar desapercibido.

EN CHINA LA SITUACIÓN ESTÁ MEJORANDO

Las fuertes medidas de control y aislamiento impuestas por China están dando sus frutos. Desde hace ya varias semanas, el número de casos diagnosticados disminuye cada día.

VACUNAS Y ENSAYOS CLÍNICOS

Ya hay más de ocho proyectos contra el nuevo coronavirus. Hay grupos que trabajan en proyectos de vacunas contra otros virus similares y ahora tratan de cambiar de virus.

Lo que puede alargar su desarrollo son todas las pruebas necesarias de toxicidad, efectos secundarios, seguridad, inmunogenicidad y eficacia en la protección. Por eso, se habla de varios meses o años, pero algunos prototipos ya están en marcha.

Las vacunas son preventivas pero igual de importantes son los posibles tratamientos de las personas que ya están enfermas. Ya hay más de 80 ensayos clínicos para analizar tratamientos contra el coronavirus. Se trata de antivirales que se han empleado para otras infecciones, que ya están aprobados y son seguros.

La pandemia de gripe de 1918 causó más de 25 millones de muertos en menos de 25 semanas. ¿Podría volver a ocurrir algo similar hoy en día? Como vemos, muy probablemente no. Nunca hemos estado mejor preparados para combatir una pandemia.